Coordinación de sindicatos: Moción presentada para la Mesa Representativa del 16/4

Esta moción de resolución presentada en la Mesa Representativa del día 16/4, fue la única propuesta que se presentó que contenía medidas concretas para mejorar la situación social en esta coyuntura de emergencia sanitaria y económica que atraviesa el país.
Cabe aclarar que esta moción no fue aprobada debido que no obtuvo los votos suficientes.

Votaron a favor: UFC, AUTE, AFPU, SINTEP, ATSS, SUGHU, UF, AFUTU, ADEOM y AFCC

1. Uruguay está atravesando una coyuntura de alta complejidad.
La característica principal de dicha coyuntura, es la concurrencia en tiempo real de varios factores de crisis social.
Al ajuste distributivo que ya estaba en curso en los años precedentes y que particularmente venían soportando los sectores mas postergados de la clase trabajadora, se le suma una pandemia de carácter global, asociada a la irrupción de nueva versión de coronavirus.
Podemos decir, por tanto, que estamos ante una crisis de doble carácter.
Por un lado, una crisis de salubridad, con origen exógeno, asociada a los efectos de la covid-19 y que trajo aparejada la declaración de la emergencia sanitaria, con todos los efectos ya conocidos y otros que todavía están por determinarse.
Y, por otro lado, una crisis económica y social, que es de carácter estructural y que está asociada al agotamiento de un modelo de acumulación de capital y de gestión superestructural de las tensiones sociales.

2. La aparición y propagación del coronavirus no es la causa de la crisis económica y social sino un factor de recrudecimiento de la misma.
Los efectos inmediatos de esta aceleración histórica pone de manifiesto el carácter de clase de la distribución social de la crisis.
El peso fundamental del ajuste social y económico que está en marcha, recae significativamente sobre la espalda de la clase trabajadora y las grandes mayorías populares.
En ese contexto resulta de fundamental importancia que el movimiento sindical asuma un rol dinamizador y estratégico en la defensa de los intereses sociales de los trabajadores y el pueblo.

3. Las fuerzas políticas que componen el gobierno nacional expresan la combinación de sectores de una fuerte orientación neoliberal, con las tendencias autoritarias y fascistas de la extrema derecha.
Asimismo, las principales corporaciones patronales y lobbies de distinto tipo que apuntalan al gobierno desde otros ámbitos del poder, son beneficiarios directos de la orientación política del poder ejecutivo.
Tanto el gobierno, como las principales alianzas de poder en las que se sustenta, sumando a otras voces políticas, buscarán salir de esta crisis sin tocar ninguno de los privilegios del poder, consolidando su posición dominante en la sociedad, llevando todo el peso de la crisis a la clase trabajadora y el pueblo.

4. La estrategia del movimiento sindical debe ser avanzar en la estructuración de la solidaridad de clase, la resistencia al ajuste y el lanzamiento de un plan de justicia social inmediata, que salvaguarde los intereses de las grandes mayorías sociales y le pase el costo de la crisis al gran capital y los sectores del privilegio.
No debemos caer en trampas que llevan a la confusión y el desanimo.
Sin pausa pero sin prisa, el camino a seguir por la clase trabajadora no es el de los cantos de sirena de la falsa unidad nacional, que se sostiene en la desigualdades e injusticas más infames y despreciables.
Hay que encabezar la lucha por trabajo y salario para todos, en defensa de los derechos sociales, los recursos comunes y las libertades públicas. En la perspectiva de poner en evidencia el carácter excluyente y antisocial del capitalismo como sistema social.

Medidas concretas e inmediatas:
a. Declarar la Mesa Representativa en sesión permanente, tomando los recaudos sanitarios y organizativos necesarios para garantizar su funcionamiento en estas circunstancias.
b. Consolidar organizativa y políticamente el funcionamiento de la intersocial y el papel del movimiento sindical como dinamizador clave de ese proceso popular.
c. Profundizar las medidas orientadas a impulsar la plataforma de la intersocial como base para un programa de orientación ante la crisis.
d. Fortalecer a todos los niveles las iniciativas de solidaridad de clase y apoyo mutuo desarrolladas por el movimiento sindical para afrontar las consecuencias más excluyentes de las crisis en desarrollo. Potenciar organizativamente la red de relaciones interbarriales en el interior y Montevideo donde están presentes las ollas populares, comedores barriales y otras iniciativas solidarias.
e. Reclamar el uso de las reservas internacionales, es decir del ahorro del trabajo nacional, para el financiamiento inmediato de la plataforma de la intersocial, como primera etapa para un plan de justicia social.
f. Impulsar un conjunto de medidas fiscales que graven al capital y los sectores del privilegio. El objeto principal de esos recursos es poner en marcha un plan de reactivación del mercado interno, a partir del fortalecimiento de la función social del Estado y la inyección de liquidez en el abajo social, garantizando la calidad de vida de las grandes mayorías sociales.