Reflexiones sobre la propaganda antisindical y el verdadero corporativismo

REFLEXIONES SOBRE LA PROPAGANDA ANTISINDICAL Y EL VERDADERO CORPORATIVISMO

1) El verdadero propósito del ataque a los sindicatos:

Usualmente las grandes empresas de comunicación y prácticamente todo el sistema político quedan afónicos acusando a los sindicatos de ser corporaciones. Es decir, de estar solamente para la plata y poner siempre primero el provecho propio, sin importar el daño que se le cause a la sociedad.

Por su propia naturaleza, por las largas luchas solidarias y la historia misma del movimiento obrero en nuestro país, los sindicatos no son corporaciones sino organizaciones de solidaridad y apoyo mutuo entre trabajadoras y trabajadores, para defender sus objetivos y derechos contra las injusticias y los atropellos.

Sin embargo, no hay día ni ocasión que los dueños del poder desaprovechen para atacar a los sindicatos con esa acusación.

El gran objetivo que persiguen los dueños del poder es desprestigiar la herramienta sindical. Desprestigiar para debilitar y debilitar para que no haya resistencia ni forma de defensa que tengan los trabajadores.

Debilitar los sindicatos es dejar inerme al pueblo trabajador para enfrentar, de modo organizado, las arbitrariedades a las que son sometidos por los propios poderosos, los empresarios y líderes políticos; que son los mismos que luego votan reformas antiobreras, como está aconteciendo en estos días en el hermano país norteño.

2) El verdadero corporativismo:

Como todos y todas sabemos dentro de los grandes privilegiados y poderosos del Uruguay están las zonas francas.

Éstas son empresas millonarias que no pagan un peso a la sociedad.

Es decir, las zonas francas son organizaciones que solamente están para la plata y poner siempre primero el provecho propio, sin importar el daño que se le cause a la sociedad. Por tanto, no cabe duda, éstas si son verdaderas corporaciones.

Para muestra de esto no hay mejor que citar a la propia cámara de zonas francas de Uruguay.

En nuestro país se está discutiendo una modificación legal referida a las zonas francas. Este cambio implica que, si una empresa no cumple con las obligaciones que contrajo para ser beneficiaria de la millonaria exoneración del pago de impuestos que le asegura la “zona franca”, se le podrá modificar el plazo de duración de ese privilegio fiscal.

Parece, aún bajo el fraude fiscal que representan las zonas francas, algo bastante lógico: si no se cumple con las obligaciones no se continúa con el privilegio. Pero no todos compartimos la misma lógica.

El presidente de la cámara patronal de las zonas francas salió a poner el grito en el cielo ante este atentado a la “legalidad” y a la “constitución”.

Salió enojadísimo porque le “cambian las reglas de juego a los empresarios”…parece insólito que se defienda de este modo tan corporativo a una empresa incumplidora por encima de la sociedad toda. Y más insólito parece que los que acusan a los sindicatos de corporaciones mantengan un profundo y prolongado silencio ante estas declaraciones.

Para la cámara empresarial, los privilegios de las zonas francas son inmodificables, aún a costa del incumplimiento y de la pérdida de ingresos que tiene la sociedad por el no pago de impuestos de estas mismas empresas incumplidoras. ¡Esto es verdadero corporativismo!!! Sin embargo…¡silencio total en los medios!!

3) Para terminar esta reflexión…

¿Cuál será la explicación para que se acuse de corporaciones a los sindicatos al mismo tiempo que a las verdaderas corporaciones se las oculta bajo el nombre de empresas, cámaras empresariales, inversores privados, etcétera, etcétera?

Sergio Sommaruga

Montevideo, 5 de setiembre de 2017